Biología

Biología

martes, 12 de enero de 2016

Día 10

Estoy deseando que lleguen las siete de la tarde para salir del trabajo. Desde que ha caído la revista en mis manos el nerviosismo se ha apoderado de mí. Hoy he tenido suerte.
En lugar de comerme el bocadillo de tortilla de patatas que suelo almorzar todos los martes, he ido al bar “La esquina”. Hoy me apetecía un menú. Quería comer algo caliente y ver a Herminia. Es la camarera del bar. De camino he pasado delante de un quiosco y me ha llamado la atención una revista de animales. En la portada aparecía una gran boa tragándose una gacela. Mientras le pagaba al quiosquero pensaba en lo feliz que sería si la serpiente se estuviera comiendo a mi cuñado. 
Entré en el bar y allí estaba ella. Se acercó a mi mesa con una sonrisa en los labios. Siempre que me mira me altera el ritmo cardiaco. El menú de hoy incluía lentejas. !Estupendo!, pensé. Mientras esperaba que llegase la comida empecé a hojear la revista. De pronto, me paré en una de las páginas. “GANE UN VIAJE PARA DOS AL CARIBE. SIN SORTEOS”. No me lo podía creer. ¡Al Caribe! La ilusión de mi vida. Bañarme en aquellas aguas calentitas entre peces de colores, tomarme un coco tumbado debajo de una palmera en la playa, ponerme moreno en diciembre, olvidarme del trabajo y del jefe, mandarle una postal a Jacinto para que sufra como un cerdo… Además iré al viaje con Herminia. La he invitado varias veces a tomarnos un café y siempre me ha dicho que no. Seguro que no rechaza un viaje como el que voy a ganar.

El concurso consiste en identificar diez fotos relacionadas con animales. !Fácil!, pensé. Yo sé mucho de bichos. El primero que envíe la respuesta se queda con el premio.  !Será mío!.

Imagen 1

Imagen 2

Imagen 3


Imagen 4


Imagen 5




Imagen 6

Imagen 7

Imagen 8

Imagen 9
Imagen 10



 ........
Son las tres de la madrugada y estoy desesperado. Llevo un montón de horas entre libros y páginas de internet. No encuentro la solución a ninguna de las imágenes. Este concurso lo ha tenido que idear alguien con una mente enferma. No creo que exista nadie capaz de encontrar las respuestas. Lo siento por Herminia. Seguro que lo hubiese pasado bien.


Abundio
_____________________

La respuesta a partir del las 22,00 horas del día 22 de enero de 2016.

viernes, 30 de octubre de 2015

Día 9

Tengo a toda la familia enfadada. Todo por culpa de ese individuo. No sé que le vio mi hermana para casarse con él. Por más que le observo no le encuentro nada positivo. Y creo que me odia.
El pasado domingo hubo reunión familiar. Cada dos o tres meses mi madre organiza una de esas comidas que, según ella, hacen familia. Y claro, no podía faltar mi cuñado Jacinto. Se me acercó sonriente y me preguntó en voz alta: “¿sabes ya quienes son los asesinos del laboratorio? Yo solo tardé un par de horas en descubrirlos”.  Me tuve que morder la lengua.

Estuve toda la comida callado esperando el momento de lanzarme a por él. Darwin me dio la oportunidad. Durante la sobremesa pusieron la televisión y estaban emitiendo un documental sobre la evolución. Mi madre es muy religiosa y piensa que Darwin estaba chiflado. “Menuda tontería decir que los humanos venimos de los monos” dice cada vez que tiene ocasión. Y Jacinto, que tiene a mi madre engañada, siempre que puede le da la razón. “Claro que sí Dña Luciana, la gente dice muchas tonterías. No comprendo como hay gente que pueda creer eso”.
No me pude callar. “Sois unos ignorantes” les dije. Los humanos y los chimpancés tenemos antepasados comunes. Hay muchas pruebas que lo demuestran. Solamente que, a diferencia de nuestros primos, andamos erguidos de manera permanente, nuestro encéfalo es de mayor tamaño, tenemos la capacidad de articular el lenguaje y, hasta convertirnos en adultos, los niños humanos pasamos por una adolescencia casi interminable. Y además: hemos perdido el pelo”.

A mi madre se le hinchó la vena de la frente y me dijo muy seria: “tus primos son Bartolo, Cipriano, Fulgencia y Saturnina, y no son monos. No voy a permitir que insultes a mi familia, que además es la tuya”.
Jacinto aprovechó la ocasión para meter cizaña. Con esa sonrisa permanente que tiene en la boca cada vez que me mira soltó: “Mira Abundio, quizás tengas algo de razón. Estás un poco jorobado, yo creo que mucho encéfalo no tienes, solamente te falta pelo en la cabeza y con los cuarenta tacos que cumpliste el otro día aún no has pasado la adolescencia. Es posible que tú seas el eslabón perdido”.

No os podéis imaginar el lío que se formó. Los gritos se tuvieron que oír en todo el barrio. Después de un rato todo se calmó y mi hermana obligó a Jacinto a pedirme disculpas, pero no se las acepté. Tardaré tiempo en olvidar este agravio.

El caso es que cuando se iban, mi cuñado se me acercó y me preguntó muy serio: “Abundio, tú que sabes tanto de evolución, contéstame a una pregunta. Si procedemos de los monos está claro que hemos perdido el pelo. Pero no todo, aún nos queda algo. El de la cabeza es evidente que lo tenemos peinarnos. ¿Pero qué pasa con el de las axilas?¿y el del pubis? ¿por qué siguen ahí? ¿para que se ganen la vida los fabricantes de cera? ¿para que se la amarguen los que se depilan? ¿me lo puedes explicar?

Y no pude. Escuché sus carcajadas mientras salía de la casa de mis padres. ¡Qué manía le tengo!
Cuando tenga la respuesta se la restregaré a mi cuñado por los morros.

Abundio
____________________

La respuesta no debe incluir la letra P

jueves, 29 de octubre de 2015

Día 8

El pasado día 27 de septiembre fue mi cumpleaños y mi cuñado Jacinto me regaló un libro. Estoy seguro que lo escogió para joderme. No es un libro normal. Es de esos en los que tiene que participar el lector. Vamos, que si no te pones a currar no te enteras del final. “Para que te entretengas un rato” me dijo riéndose cuando me lo dio. Me quedé mosqueado y con el libro entre las manos. Se llamaba “Asesinato en el laboratorio”.
Este domingo por la tarde vi el libro sobre la mesa y lo abrí, más por aburrimiento que por interés. Empecé a leer las primeras páginas y no me he podido despegar de él. Hacía tiempo que no estaba tan enganchado con la lectura. Qué emocionante es. Trata sobre un profesor que da clases de Biología en un instituto. En el centro hay alumnos muy conflictivos. Bueno, conflictivos es un término muy amable. Según relata el libro hay ladrones, traficantes, homicidas, … A mí me daría miedo entrar en el aula con este personal. Así que las clases son una auténtica batalla. El caso es que termina sucediendo lo inevitable. 

Una mañana se escuchan gritos en uno de los pasillos del centro. La información pasa rápidamente de boca en boca. Se ha cometido un asesinato. El maestro de Biología yace en medio de un charco de sangre. El cadáver aún está caliente. La policía encuentra varios cabellos entre sus dedos. Se defendió. Tuvo que ser después de la clase con 4º ESO, en el recreo. Alguno de los alumnos se tuvieron que quedar rezagados. Con alguna excusa permanecieron en el laboratorio y cometieron el crimen. El inspector de policía inspeccionó el lugar del crimen durante un rato y luego dijo tranquilamente, “Han sido unos aficionados. El ADN de los pelos los descubrirá. En el folículo piloso se encuentran células. Las células tienen mitocondrias y las mitocondrias ADN mitocondrial”. 
En el laboratorio de criminología descubrieron que los pelos correspondían a 3 personas diferentes. Tres asesinos entre 25 sospechosos. Le tomaron muestras de saliva a los 25 alumnos de la clase. Algunos días después tres de ellos estaban detenidos.
Aquí es donde hay que ponerse a trabajar. En el libro te dan información para que cada uno haga las pruebas de ADN.


Llevo varios días liado con tijeras, papelitos, pegamento y no consigo descubrir a los culpables. No sé si alguna vez llegaré a enterarme de quienes fueron los asesinos. Lo que tengo muy claro es que a mi cuñado Jacinto le tengo que devolver el regalito. Ya se me ocurrirá algo.

Abundio
_________________________

Las respuestas se enviarán a partir de las 22,30 horas del día 25 de noviembre. !No hacerlo antes!


sábado, 17 de octubre de 2015

Día 7

Hoy me he quedado sin cocido. Pensaba hacérmelo para almorzar, pero no ha sido posible. Otra vez he tenido que comerme un bocadillo. Y todo por culpa de la denuncia. Me han tenido toda la mañana esperando hasta que me han atendido. Estoy seguro que en los juzgados lo hacen para que los ciudadanos no nos quejemos, pero conmigo no van a poder. Cuatro horas esperando en una silla incómoda. Pero al final la he puesto.

Los de la empresa láctea se van a cagar cuando todo el peso de la justicia caiga sobre ellos. Ya está bien de engañar a la gente. Te venden sus productos como naturales, saludables, ecológicos y no sé cuantas tonterías más. Y todo es FALSO. Solamente quieren sacarnos el dinero.
Llevo años comprando leche de la marca “La vaca risueña”. Es la más cara del mercado, pero te prometen que es la mejor. Muchas vitaminas (de la A a la Z), hierro, sin colesterol,… Mentira. Me siento timado, engañado y muy cabreado.
Anoche me tomé antes de acostarme mi vasito de leche, como hago muchas noches desde hace tiempo. Pensé que me vendría bien para coger el sueño. El resfriado que tengo encima no me deja descansar. Me metí en la cama y pensé, me voy a tomar otro. Así que me levanté y calenté otro vaso. Volví a acostarme con la intención de dormirme pronto. Pero me vino una arcada y fui rápidamente al baño a echar la pota. No llegué a tiempo. Todo quedó por el pasillo. Y ahí fue cuando lo vi todo claro. Solamente había cenado los dos vasos de leche. Y lo que había en suelo eran unas masas blanquecinas totalmente asquerosas. Eso no era lo que había bebido. ¡Pero qué clase de porquería me han vendido! Si fuese leche como la que dicen vender tendría que haber salido un líquido blanco y no esa cosa.
Esta tarde se lo he contado a mi cuñado Jacinto y se ha reído de mí. Dice que estoy equivocado. Que es normal que se corte cuando se bebe. Eso será que la leche que él compra es de las baratas. Con la mía no debería pasar.

Abundio
____________________

En la respuesta no se puede utilizar la letra M

sábado, 19 de septiembre de 2015

Día 6

Esta mañana he ido al centro de salud y ya no estaba D. Casimiro. Han cambiado a mi médico de toda la vida. Me han dicho que se ha jubilado. Cuando entré en consulta había otro. Un golpe de vista ha sido suficiente para llegar a una conclusión, el nuevo no me gusta nada.  
He entrado en la consulta y le he contado lo que me pasa.    "Cada vez que veo los telediarios me pongo malo. No comprendo cómo en pleno siglo XXI el mundo sigue con tantos problemas, guerras, hambre, personas desplazadas,... Así que cada vez que me pongo delante de la televisión a escuchar las noticias tengo palpitaciones y me altero. Vengo a que me recete tranquilizantes" 
Me ha mirado mientras movía la cabeza lentamente de derecha a izquierda. Sin decir nada me ha tomado la tensión. "Hipertensión" me ha dicho. !Me ha prohibido la sal!
Voy a intentar localizar a D. Casimiro. Ya no hay médicos como los de antes. El nuevo no sabe mucho. No comprendo como la sal puede provocar hipertensión.

Abundio
____________________

En la respuesta no se puede utilizar la letra B

Día 5

Alejandro Magno (356 – 323 a.C.) es uno de mis personajes históricos favoritos. Nació en Pela (Grecia) y murió en Babilonia antes de cumplir los 33 años. No se puede decir que perdiera el tiempo. Fue uno de los grandes conquistadores de la historia. Su imperio, que consiguió en pocos años, llegaba desde Grecia a la India.
Ayer terminé de leer un libro sobre su vida y creo que he llegado a una conclusión que los mayores especialistas sobre su vida ni imaginan. Era diabético. Es más, estoy seguro que tenía muchos soldados y poca insulina.

Todo el mundo se preguntará cómo he llegado a esa conclusión. Ha sido fácil. Cuenta la leyenda que después de su muerte su cuerpo se introdujo en un recipiente de arcilla lleno de miel para transportarlo desde Babilonia hasta Alejandría. Tuvieron que tardar meses en llevarlo allí. ¿Meterlo en miel? No me imagino un lugar más pegajoso para guardar un cadáver. 
Además de ser el hombre más poderoso de la época tendría que haber sido muy goloso para terminar ahí. Y si era muy goloso tendría el azúcar por las nubes. Elemental.
No encuentro otra explicación para terminar ahí que no sea la última voluntad de un moribundo poderoso. ¿Existirá algún otro motivo para hacer eso con un muerto?

Abundio
____________________

En la respuesta están prohibidas las palabras que contengan la letra F.

Día 4


Últimamente los pantalones no me entran. Yo creo que cuando se lavan encogen. Pero resulta que muchas de las personas que están a mi alrededor me dicen que últimamente estoy engordando. !Me han obligado a ir al centro de salud para hacerme unos análisis de sangre!

Con los resultados en la mano volví al médico y resulta que tengo elevado el colesterol, la glucosa y muchas otras cosas que no sé ni como se nombran.

Según él la solución es ponerme a dieta. Y entre las cosas que dice que tengo que comer está la lechuga.    !Tengo que comer mucha lechuga!

Pero no estoy conforme. Pienso en las vacas. Se pasan todo el día comiendo hierba y están como están. Temo que si le hago caso al médico termine con 300 kg. A fin de cuentas la hierba y la lechuga son parecidas. 


¿Están los médicos equivocados? ¿Por qué las vacas engordan con la hierba y a mí me la recomiendan para adelgazar?
Necesito que alguien me lo explique muy claramente. Si tengo que engordar prefiero hacerlo comiendo cocidos, fabadas, lentejas y otras maravillas de la gastronomía española.

Abundio
____________________

En la respuesta no se pueden utilizar palabras que contengan la letra T.

Día 3

¿Soy el único que tiene ojos en la cara? ¿Es que nadie se ha dado cuenta todavía?
Todos los libros están equivocados. Según todo el mundo la Biología es la ciencia que estudia la vida. Hasta ahí estoy de acuerdo. Pero hay algo que no me encaja.
Escriben Biología con b y vida lo hacen con v.

La lógica me dice que la Real Academia Española de la Lengua se equivoca. Y mucho.

Les he escrito muchas veces para que reparen el error ofreciéndoles dos soluciones para reparar este desatino lingüístico: 
  • La Biología es la ciencia que estudia la bida
                                           o
  • La Viología es la ciencia que estudia la vida
Hace años que espero una respuesta, pero me ignoran. Estoy desesperado. Ya no sé que hacer
¿La RAE nos quiere volver locos o hay alguna explicación lógica? Necesito que alguien me lo aclare.

Abundio
____________________

La respuesta no puede contener la letra G

Día 2

Cómo añoro mi infancia. Lo que más recuerdo eran aquellas tardes de sábado en las que me sentaba delante de la televisión para ver los programas de Félix Rodríguez de la Fuente. No me perdía ninguno. Yo creo que ni parpadeaba. Me quedaba embobado viendo a lobos, nutrias, osos, ... Y sigo con la afición. Me encantan los bichos. Todos.
El mes pasado estuve viendo un documental de naturaleza en la televisión. Trataba sobre las águilas imperiales ibéricas (Aquila adalberti). Están en serio peligro de extinción. Cuando terminó pensé que tenía que hacer algo para evitarlo, así que decidí criar águilas.
Me fui a Mercadona y compré una docena de huevos para empezar con el proyecto.  Puse los huevos en un viejo nido abandonado de águilas que conseguí por internet y les he estado dando calor durante todo el tiempo para que puedan eclosionar los aguiluchos.
Mis vecinos dicen que es imposible que salgan águilas, que saldrán gallinas, pero yo lo dudo. Si están en un nido de águilas, deben salir águilas.
El periodo de incubación es de 43 días y ya han pasado 45 desde que inicié el proceso. Pero no ha salido nada.
¿Qué ha fallado en todo el experimento? ¿Por qué no han salido aguiluchos? Pero el problema es que no han salido ni pollitos, ¿por qué?

Necesitaría que alguien me explicara por qué de los huevos de los supermercados no sale nada si los incubas. Pero si saliese algo, ¿por qué es imposible que de un huevo puesto por una gallina salga un animal de distinta especie? 

Abundio
____________________


La explicación debe ser muy clara ya que convencer a Abundio de que está equivocado es difícil.
Vamos a complicarlo un poco: en la respuesta está prohibido usar palabras que contengan la letra N


jueves, 17 de septiembre de 2015

Día 1

El otro día estuve leyendo un libro de animales. Fue muy interesante. Me quedé fascinado con las estrellas de mar. Que animales tan maravillosos. Lo que más me gustó fue su facilidad para reproducirse. A partir de un brazo puede salir un nuevo individuo. Estuve toda la tarde pensando sobre el tema y por la noche vi la luz. La solución a uno de mis mayores deseos. Siempre he querido tener un hijo. Pero no uno cualquiera. Tenía que ser como yo. En todo. Pero siempre he rehusado hacerlo por la vía natural. No quería que mi hijo solamente compartiera la mitad de mis cromosomas. Los quiero todos. Lo de las clonaciones está bien, pero es para un futuro más o menos lejano. Pero las estrellas de mar me han dado la respuesta. Voy a reproducirme de manera asexual. Yo solo. Sin una mujer. Voy a seccionarme una parte de mi cuerpo para que a partir de ella se forme otro individuo, mi hijo, mi otro yo.

Anoche me monté una cena romántica, conmigo mismo. Yo solo. Una buena comida y unas copitas de vino. Después de una velada agradable me puse manos a la obra. Saqué un cortaúñas y me corté un buen trozo de la uña del pulgar del pie derecho. Apuré mucho en el corte y me llevé un trocito de piel con unas gotas de sangre. No importa. Un hijo bien merece un poco de dolor. Con mucho cuidado la recogí y la puse en una cuna que compré en IKEA (3 días tardé en montarla). Llevo semanas haciendo guardia, esperando a que empiece a crecer y origine a mi hijo. Pero no pasa nada. Estoy preocupado. Quizá se ha producido un aborto, pero no estoy seguro. 

Abundio

____________________


¿Está Abundio equivocado? ¿por qué? En la explicación no puedes utilizar la letra Q.