Biología

Biología

domingo, 11 de febrero de 2018

Día 5

El pasado día 27 de septiembre fue mi cumpleaños y mi cuñado Jacinto me regaló un libro. Estoy seguro que lo escogió para joderme. No es un libro normal. Es de esos en los que tiene que participar el lector. Vamos, que si no te pones a currar no te enteras del final. “Para que te entretengas un rato” me dijo riéndose cuando me lo dio. Me quedé mosqueado y con el libro entre las manos. Se llamaba “Asesinato en el laboratorio”.
Este domingo por la tarde vi el libro sobre la mesa y lo abrí, más por aburrimiento que por interés. Empecé a leer las primeras páginas y no me he podido despegar de él. Hacía tiempo que no estaba tan enganchado con la lectura. Qué emocionante es. Trata sobre un profesor que da clases de Biología en un instituto de un pueblo de Málaga, Nerja. En el centro hay alumnos muy conflictivos. Bueno, conflictivos es un término muy amable. Según relata el libro hay ladrones, traficantes, homicidas, … A mí me daría miedo entrar en el aula con este personal. Así que las clases son una auténtica batalla. El caso es que termina sucediendo lo inevitable. 

Una mañana se escuchan gritos en uno de los pasillos del centro. La información pasa rápidamente de boca en boca. Se ha cometido un asesinato. El maestro de Biología yace en medio de un charco de sangre. El cadáver aún está caliente. La policía encuentra varios cabellos entre sus dedos. Se defendió. Tuvo que ser después de la clase con 1º bachillerato, en el recreo. Alguno de los alumnos se tuvieron que quedar rezagados. Con alguna excusa permanecieron en el laboratorio y cometieron el crimen. El inspector de policía inspeccionó el lugar del crimen durante un rato y luego dijo tranquilamente, “Han sido unos aficionados. El ADN de los pelos los descubrirá. En el folículo piloso se encuentran células. Las células tienen mitocondrias y las mitocondrias ADN mitocondrial”. 
En el laboratorio de criminología descubrieron que los pelos correspondían a 3 personas diferentes. Tres asesinos entre 25 sospechosos. Le tomaron muestras de saliva a los 25 alumnos de la clase. Algunos días después tres de ellos estaban detenidos.
Aquí es donde hay que ponerse a trabajar. En el libro te dan información para que cada uno haga las pruebas de ADN.


Llevo varios días liado con tijeras, papelitos, pegamento y no consigo descubrir a los culpables. No sé si alguna vez llegaré a enterarme de quienes fueron los asesinos. Lo que tengo muy claro es que a mi cuñado Jacinto le tengo que devolver el regalito. Ya se me ocurrirá algo.


Abundio
___________________________


Hay que responder con el nombre de los tres asesinos a las 22,00 horas del viernes 16 de marzo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario